Saltar al contenido
Optimismo Viral

Mirando a Colombia

Ningún político se merece que lo defiendas

Colombia

La situación política y económica en América latina no ha sido la mejor desde hace muchos años, podríamos decir que, desde su descubrimiento, América latina ha sido víctima de saqueos, abusos, robos, por parte de quienes la han gobernado.

Hoy no cambian las cosas, puede ser que los protagonistas sean diferentes, pero los países tienen gobiernos que se han encargado de seguir saqueando, y ahora explotando a la clase trabajadora. Los abusos son permanentes y en muchos casos se llega a la extrema violencia con tal de contener a un pueblo maltratado durante siglos, y sometido a la desigualdad.

Veamos el caso puntual de Colombia, sin duda alguno uno de los países mas hermosos del mundo, con una ubicación geográfica privilegiada, con una diversidad natural única en el mundo, llena de riquezas, bañada por dos océanos y tristemente sometida a los políticos que durante siglos la han saqueado.

Es increíble que en un país tan hermoso como lo es Colombia, las personas tengan que aguantar hambre, todo a causa de la desigualdad y del desvió de recursos, es un país donde los políticos no se cansan de robarle al pueblo, y actualmente la situación empeora por que ese mismo pueblo ya perdió la paciencia y la confianza en sus mandatarios, y salen a las calles a protestar, generando caos. Caos que otras fuerzas políticas aun mas tenebrosas aprovechan para trabajar la mente de la población desesperada que pide un cambio. Pero cuidado, Colombia, ese cambio puede ser mas peligroso que la actual realidad.

Desde hace unos años atrás se ha visto la situación de otro país hermano; Venezuela. Otro país que al igual que Colombia ha sido privilegiado con riquezas naturales, un país que con la misma estrategia fue llevado a perder su libertad, hace unos años, Venezuela era un país prospero, su gente tenia trabajo, oportunidades para crecer y vivir bien, pero como siempre pasa, los malos gobiernos generan inconformidad en el pueblo, y eso da la oportunidad de que falsos lideres se suban al poder, gente llena de odio y codicia, que seguramente son patrocinados por otros mas poderosos que solo buscan medios para controlar a la gente, someterla en sus regímenes de miseria y hambre, caos y destrucción para alcanzar sus objetivos.

Por eso hoy, queremos hacer un llamado a la cordura, sabemos lo que atraviesa Colombia, pero no podemos permitir cometer el mismo error de Venezuela. Colombia si necesita un cambio de gobernantes, no puede seguir alimentando el dolor, el sufrimiento, no merece una tierra tan linda seguir siendo bañada con sangre. Colombia no merece que sus políticos la sigan saqueando, no merece que la corrupción le quite el alimento a millones de colombianos que viven en condiciones de extrema pobreza. Pero cuidado, el cambio no esta en los que piden que la gente salga a protestar desde su escritorio, no esta en los falsos políticos que incitan a combatir al estado con violencia, a los que patrocinan actos vandálicos para desestabilizar aun mas al gobierno sin importarles que esto afecte a miles de personas, que han perdido sus medios de trabajo, que ven dañados sus locales, y en el peor de los casos, que hoy lloran a sus hijos, padres, hermanos, todos muertos a causa de una violencia que controla a los colombianos como una maldición.

Ni la policía, ni el ejercito pueden atacar al pueblo, su deber es protegerlo, y en Colombia el mismo caos ha logrado que estos cometan cientos de abusos, pero ¿quien promueve las protestas?

En conclusión, las cosas no estan bien en Colombia desde hace mucho tiempo, el pueblo esta inconforme, se canso del abuso de sus gobernantes, y se expone a someterse a un sistema mucho peor. Es importante que emerjan nuevos lideres políticos que promuevan la igualdad social, entendiendo que esta se da generando oportunidades de estudio y de trabajo, que muchos dejen de pedir todo regalado y que el gobierno pare de robar. Pero, ante todo, que nos gobiernen con justicia, con paz, que paren los ríos de sangre que durante toda nuestra historia nos ha marcado como un país violento y cruel.

Salir a recorrer a Colombia es una contradicción, ver sus paisajes hermosos, ver tantas oportunidades para emprender y crecer en este paraíso geográfico es algo que nos hace pensar que lo único malo de este país es la gente, esa misma gente que se acostumbro a ver como mueren sus compatriotas sin importarle, esa gente que se volvió violenta, que no respeta la vida, y así que cambio vamos a tener.

El primer cambio es desarmarnos, dejar ese pensamiento y carácter violento, aprender a dialogar, y pensar muy bien por quien vamos a votar, si por los mismos que han bañado con sangre nuestra tierra por años, por esos que han explotado y robado a nuestra gente, o de verdad le damos la oportunidad a una propuesta que trabaje desde la igualdad, la paz y la honestidad. Y el camino no es por ninguno de los que divide el país. Ni Uribe, ni Petro son el camino a una patria mejor.

Puede sonar imposible, pero aun miro las cosas con el poco de optimismo que me queda por mi bella Colombia.

Ningún político se merece que lo defiendas, nadie merece que derrames tu sangre por el, no te dejes llenar la cabeza con ideas violentas, acude a tu corazón, se bueno y piensa que levantas la mano, o disparas contra alguien que como tu, puede estar luchando por lo que cree, equivocado o no, sin duda alguna, recuerda que a todos nos estan tratando de llenar la cabeza con lo que a los políticos les conviene.